Si hay algo que da miedo en la vida es justamente encontrarse con uno mismo

Querido Coronavirus,

Esta cuarentena me ha enseñado a repensar la manera en la que veo la vida. Lo efímera que es, lo fácil que puede cambiar todo y lo poco que necesitamos para ser felices.

He aprendido, o mejor, estoy aprendiendo a tratar de dejar a un lado las presiones sociales y los estereotipos que, incluso, nos siguen hasta el interior de nuestras casas. Esos que nos obligan a ser productivos (¿qué es ser productivo?), a no tener vellos, que nos hacen sentir mal porque comemos de más y nos estamos engordando, entre otros miles que vienen desde afuera pero que somos nosotros quienes nos encargamos de imponerlos y eso, por cierto, es lo que más duele.

Espero que este encierro me ayude a ser cada día más libre y me enseñe a cuidar mejor de mí, de mi salud mental, la que antes subvaloraba frente a la física, pero que ha cobrado especial importancia por estos días, pues se ha convertido en mi gran compañera. Ahora entiendo que cuando la descuido comienzan los miedos, la sensación de desesperanza y la depresión. No está mal sentirme triste de vez en cuando, pero lo que no puedo permitir es que la tristeza oscurezca y nuble mis días.

Definitivamente, si hay algo que da miedo en la vida es justamente encontrarse con uno mismo

En la vida cotidiana, como la conocemos, tenemos demasiadas distracciones, tantas que nos olvidamos de nosotros; de eso que realmente pide nuestra alma a gritos y a veces la obligamos a callar. Yo en este encierro me he dado cuenta de lo descuidada que tenía la relación conmigo y ahora sé que es en la que más tengo que trabajar, porque seré yo quien me acompañe toda la vida y seguramente será esa relación la que terminará influenciando las demás.

Espero poder seguir aprendiendo y nunca olvidar esto que estamos viviendo ahora, porque ahora valoro más lo que antes daba por sentado.

 

 

Natalia Ossa

@natossarboleda

 

 

 

Melina Ilustradora

Melina Palacio

 

EXPLORA OTRAS EMOCIONES