La nube gris de mi paisaje

 

Oye, tú, Coronavirus…
Me disculparás la manera informal de saludarte, pero la verdad, no me inspiras un saludo cordial.

No sé si te has sentado alguna vez a contemplar un atardecer y a reflexionar sobre tus acciones. Si no lo has hecho (que es lo más probable), no sabes de lo que te has perdido. Las bellas imágenes quedarán por siempre en tu mente y te permitirán comprender que sí existen los finales felices (pero tampoco sabes de eso).

¿Sabes?… Desde que llegaste lograste voltear mi mundo al revés, he procurado ver lo bueno que ha traído tu visita inesperada (aunque con mucho sacrificio), pero no dejo de reconocer que me encantaría poder disfrutar de estas mágicas tardes al lado de mi familia y de mis mascotas, de quienes me has alejado de forma egoísta. No es mi interés juzgarte, pero considero que tienes mucho por aprender, no tienes idea de cómo se gana el cariño de las personas, ni de cómo ser inolvidable sin causar dolor.

Te has convertido en la nube gris de mi paisaje y, así ahora hagas parte de él, no veo la hora de que ya no estés más ahí para permitirme ver un cielo completamente despejado al lado de quienes amo.

Ya ha sido suficiente, creo que he aprendido la lección. Y tú… ¿ya la aprendiste?

 

 

Marian Martínez

@marianmartor

 

 

 

 

 

Melina Ilustradora

Melina Palacio

 

 

EXPLORA OTRAS EMOCIONES