Enojo

También hay quienes le dicen rabia y otros la llaman ira. Dicen que el enojo es hermano de la frustración y que, cuando se convierte en indignación, puede llegar a ser una energía creadora.